Cinemateca celebra un año en las nuevas salas

Escrito por

Cinemateca cierra el 2019 celebrando el primer año en su nueva sede de la calle Bartolomé Mitre. 

Un año que se inició con el estreno de Roma, de Alfonso Cuarón, film ganador del Festival de Venecia y que meses más tarde se llevó el Oscar a Mejor Película Extranjera –y Cuarón a Mejor Director–. Un año que siguió con ciclos como el Centenario de Ingmar Bergman, otro sobre cine uruguayo reciente, una muestra del cine de cine de los Balcanes, una antología de cine ruso y soviético producido por Mosfilm, una semana de cine vasco, muestras de cine de Suecia y Noruega, la celebración del cincuentenario del hombre en la luna o retrospectivas de Abbas Kiarostami, Peter Lilienthal y Lars von Trier, entre muchas otras. Con exhibiciones especiales como la del 25to. Aniversario de Pulp Fiction, los 20 de El gran Lebowski o el Cincuentenario de Perdidos en la noche. Con emprendimientos conjuntos, como el Festival de Cine Radical, con Buencine, Rock and Films, con La Trastienda –en el que se exhibieron clásicos como Woodstock o Fantasma en el paraíso–, el centenario de la Escuela Bauhaus o los 30 años de la caída del muro de Berlín con la Embajada de Alemania y el Instituto Goethe, el homenaje a Peter Kubelka en conjunto con la FAC y la Embajada de Austria en Buenos Aires, o los ciclos de cine infantil en lengua original con la Embajada de Francia, y otros institutos de cine de países europeos o la restauración de los films de Gardel, con la Cinemateca Argentina en la celebración de sus 70 años. Con festivales propios –como el tradicional Festival Cinematográfico Internacional del Uruguay, organizado desde 1982 por la Cinemateca en Semana de Turismo, el Festival de Cine a Pedal y el Festival de Escuelas de Cine–, pero también acogiendo otros festivales uruguayos, como el Tenemos que ver, DocMontevideo, Llamale H, Detour y Atlantidoc. Con una muy importante presencia de estrenos cine nacional –Los tiburones, Amigo lindo del alma, El campeón del mundo, Fraylandia, Conversaciones con Turiansky, Vida a bordo, Ausencia de mí, El país sin indios, En el pozo, La libertad es una palabra grande, La fundición del tiempo– e internacional –Un elefante sentado y quieto, La flor, Sueño Florianópolis, El árbol de peras silvestres, El irlandés, Varda por Agnès, por nombrar unas pocas–.

Con visitas internacionales –Ana Katz, Francesc Orella, Mariano Llinás, Elías Siminiani, Romina Paula, Koldo Almandoz, Martín Rejtman, Lluís Miñarro y Maider Oleaga, por solo mencionar unos cuantos– y acontecimientos nacionales –los 18 años del estreno de 25 Watts, presentada en sala por directores, productores, actores y técnicos–.

Pero también –¡y sobre todo!– la recuperación de las exhibiciones en 35mm, con lo cual el archivo fílmico ha vuelto a las salas, posibilidad que pronto se extenderá al 16mm, con el arribo de un proyector dual.

Hay mucho para festejar y lo haremos este jueves 12 a las 20:00, para agradecerle a todos los que nos trajeron hasta aquí. A los fundadores –muy especialmente a Walther Dassori quien fue primer motor de la Cinemateca y cuya colección de películas fue de las primeras que ingresaron al archivo–. A Manuel Martínez Carril, el director histórico de la Cinemateca, que fue quien soñó que Uruguay podía tener uno de los archivos fílmicos más importantes de Latinoamérica. Y, por supuesto, a los socios de Cinemateca, que son parte fundamental de la institución y quienes la sostienen hasta hoy.

En reconocimiento a ellos es que a partir del 12 de diciembre nuestras salas llevarán sus nombres: Sala Manuel Martínez Carril, Sala Walther Dassori y Sala de los socios.

Cinemateca Uruguaya quiere agradecer a todos quienes han hecho posible esta nueva etapa: a la Intendencia de Montevideo, el Ministerio de Educación y Cultura y el Ministerio de Economía y Finanzas. A la Corporación Andina de Fomento – Banco de Desarrollo de América Latina. A los auspiciantes públicos y privados que apoyan nuestras actividades. A los críticos y la prensa, que las difunden con seriedad y generosidad. A todos los que han trabajado o aún trabajan en la Cinemateca. A los socios, que nos han acompañado siempre, en las buenas, pero sobre todo en las malas. Y a los espectadores, por creer que el cine está hecho para verse en una sala y en pantalla grande.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 11 Diciembre 2019 10:58