Alan Turing no podría haber imaginado lo que hace unas horas fue anunciado por el Banco de Inglaterra.