Las políticas del Gobierno del Reino Unido exacerban la discriminación, alimentan el sentimiento xenófobo y afianzan aún más la desigualdad racial, asegura un experto de la ONU sobre racismo y derechos humanos.