En Brasil, un grupo ecologista sin fines de lucro advierte que la deforestación en la selva amazónica aumentó en un 20% en apenas nueve meses.  

En Brasilia, la capital de Brasil, miles de indígenas y sus aliados se están manifestando para protestar en contra de un ataque masivo a sus derechos y territorios por parte de ganaderos, de mineros y del gobierno del presidente de extrema derecha Jair Bolsonaro. 

Dos camiones de transporte de dinero llegaron hoy a la Costanera de Asunción, a orillas del río Paraguay, cargados con el bien más preciado del país, pequeños árboles nativos que fueron plantados en los márgenes del paseo capitalino en una iniciativa del grupo ambientalista WWF para concienciar sobre la reforestación. 

Indígenas y ambientalistas protestan por el plan gubernamental para construir una autopista en la Amazonia.