El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se disculpó el miércoles tras el surgimiento de una fotografía que lo mostraba usando “brownface” —una versión de una práctica denominada “blackface”, considerada ofensiva en Estados Unidos y Canadá, en la que una persona blanca usa maquillaje para representar a una persona negra—. 

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador solicitó a España y al Vaticano que se disculpen por los “abusos” cometidos durante la época colonial. 

El miércoles, el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, rompió su silencio sobre un creciente escándalo y declaró a la cadena de noticias CNN que lamentaba que su compañía hubiera permitido que la empresa de elaboración de perfiles de votantes Cambridge Analytica recolectara los datos de más de 50 millones de usuarios de Facebook, sin autorización de estos, en una medida para influenciar a los votantes para que apoyaran al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.