El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue criticado por negarse a reconocer el auge mundial del nacionalismo blanco tras el ataque perpetrado en dos mezquitas en Nueva Zelanda.