En el territorio ocupado de Jerusalén Oriental, las fuerzas israelíes dispararon el domingo gases lacrimógenos, granadas de sonido y balas de goma dentro de la mezquita de Al-Aqsa, mientras los palestinos se congregaban para conmemorar el primer día de Eid al-Adha o Celebración del Sacrificio.