En Florida, Estados Unidos, un jurado en la ciudad de West Palm Beach dictaminó el jueves la culpabilidad de un exoficial de policía.