Un nuevo artículo científico advierte que los océanos de la Tierra están aun más contaminados por microplásticos de lo que se sabía.