El obierno de Estados Unidos encabezado por el presidente Donald Trump planea reclasificar los desechos radiactivos de alto riesgo como de bajo riesgo, en un intento por reducir en hasta 40.000 millones de dólares los costos de limpieza en las plantas de producción de armas nucleares. 

Cerca de tres de cada cinco ciudades del mundo con al menos 500.000 habitantes corren un alto riesgo de padecer un desastre natural, advierte el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DESA) en su último informe.