En Alemania, cientos de activistas ingresaron y ocuparon el sábado una mina de carbón a cielo abierto en la región occidental de Renania para protestar por la dependencia europea de los combustibles fósiles en medio de la creciente crisis climática.