En el estado de Alabama, en Estados Unidos, la gobernadora republicana Kay Ivey promulgó una ley que obliga a los autores de delitos sexuales cometidos contra niños a someterse a la castración química como condición impuesta para su libertad condicional.