En Malí, hombres armados mataron el lunes a al menos 40 personas en dos aldeas, en el más reciente de los ataques con consecuencias fatales que han golpeado el país en medio de crecientes tensiones étnicas entre combatientes de las comunidades dogon y fulani.