Estudiantes de todo el mundo abandonaron el viernes las aulas y tomaron las calles en una “huelga escolar contra el cambio climático”, que exige medidas decisivas respecto del cambio climático.