En Pakistán, un atentado suicida con bomba perpetrado el viernes en la ciudad norteña de Quetta, en la provincia de Baluchistán, causó la muerte de 24 personas y dejó un saldo de varias decenas de heridos. 

En el noroeste de China, el gobernador de la región autónoma de Xinjiang defiende el encarcelamiento de hasta un millón de uigures y personas pertenecientes a otras minorías musulmanas en campos de internación masivos.