En Israel, la Corte Suprema prohibió que a Michael Ben-Ari, el líder de extrema derecha del partido Otzma Yehudit, o Poder Judío, se postule a las próximas elecciones, debido a sus comentarios racistas antiárabes.