En Rusia, al menos 800 personas fueron arrestadas el sábado al tiempo que los manifestantes tomaron nuevamente las calles de Moscú para denunciar la prohibición impuesta a los candidatos de la oposición a participar en las próximas elecciones municipales. 

En Colombia, manifestantes tomaron el viernes las calles en más de 50 ciudades y pueblos para protestar por una escalada de ataques letales contra líderes indígenas y ambientales. 

Miles de personas protestan mientras Boris Johnson asume su función como primer ministro del Reino Unido. 

En Hong Kong, la policía utilizó gas lacrimógeno y balas de goma el domingo, cuando los manifestantes tomaron nuevamente las calles, reclamando que se inicie una investigación sobre los abusos policiales cometidos contra los manifestantes y la retirada del controvertido proyecto de ley de extradición, junto con otras reformas en favor de la democracia. 

En medio de las actuales protestas masivas que tienen lugar en Puerto Rico, el gobernador Ricardo Rosselló anunció el domingo su dimisión como jefe del gobernante Partido Nuevo Progresista y que no se postulará para la reelección en el cargo el próximo año. 

En Argelia, manifestantes tomaron las calles el viernes por vigésimo primera semana consecutiva para reclamar la instauración de instituciones independientes dirigidas por civiles para que supervisen las próximas elecciones. 

Manifestantes de Hong Kong prometieron continuar su lucha luego de que la titular del ejecutivo, Carrie Lam, anunciara hoy que el controvertido “proyecto de ley de extradiciones” está “muerto”. 

En Hong Kong, la policía antidisturbios utilizó gases lacrimógenos para desalojar por la fuerza a cientos de manifestantes que en la mañana del martes ocuparon el edificio del Parlamento. 

En Hong Kong, manifestantes se enfrentaron con la policía en la segunda manifestación masiva de los últimos días contra el proyecto de ley que permitiría la extradición de los residentes de Hong Kong a China Continental. 

Un grupo de 125 personas se desnudó frente a la sede de Facebook e Instagram en Nueva York, en el marco de una intervención artística contra la política de censura de las empresas de Mark Zuckerberg.  

Página 1 de 3