este espacio puede ser tuyo
Lunes, 11 Febrero 2019 16:35

Pensar en el pueblo

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La situación en Venezuela se ha convertido en un tema recurrente de la agenda mundial. Todos los países, desde los más cercanos hasta los más alejados, se han expresado sobre cual debería ser el camino que tendrían que tomar los venezolanos en el futuro más próximo. 

Esa circunstancia es de por sí, increíble, por decir menos. No es común este coro de naciones dispuestas a solucionar lo que le pasa a otra. Parece que de todos los confines todos tienen algo que decirle a este país que se debate en un enorme problema político, social y económico como pocas veces hemos visto en nuestro continente.

Este hecho es también muy difícil de comprender a cabalidad, menos aun cuando desde algunos asientos confortables se emiten amenazas de toda índole.

El conflicto que afecta al pueblo hermano de Venezuela revela una necesidad urgente; una buena dosis de sinceramiento de las partes que se diputan el control de la situación. Y el mayor argumento, para ambas, ya sea la oposición como el gobierno, es la seguridad y tranquilidad de la población. Solo el pueblo puede estar en primer lugar, porque de lo que se trata es de alivianar a ese pueblo la presión, de la falta de alimentas, de medicinas, y la posibilidad de creer en un futuro para seguir viviendo en el presente.

No se está haciendo nada en ese sentido, o al menos muy poco. Solo el enfrentamiento y en algunos casos, la demostración de poder de uno sobre el otro, sin comprender que de esta situación todos los venezolanos deben salir unidos y fortalecidos, ni vencidos ni vencedores. Porque el día de mañana, existe y debe ser así.

Y evitar que cualquier chispa pueda encender todavía más esa sociedad que está viviendo en la crispación permanente.

Eso es lo único que debe prevalecer en el pensamiento y en la actitud de los opositores y en el gobierno. Grandeza, entereza, dejar de lado “posiciones” y fijarse como meta el bienestar de la población. Y de allí saldrá, seguramente, de una mesa libre de presiones y donde cada uno vaya y ponga todo, el acuerdo, la necesidad de nuevas elecciones, y de dar vuelta la negra página que se está viviendo de una buena vez.

Alejar la crispación, buscar el diálogo, y ser sinceros, leales y encontrar una salida en paz a una situación tan mal llevada hasta el presente.

Viejo Vizcacha

 

 

 

Modificado por última vez en Martes, 12 Febrero 2019 16:02