“Fragmenta con coraje tus ataduras y, al tiempo, rechaza de ti toda inquietud y todo resentimiento. Puede ser un buen propósito de enmienda. Las cosas a veces cambian por uno mismo”.