Brasil está viviendo una de las fases más tristes e incluso macabras de su historia.