Martes, 17 Septiembre 2019 12:21

Más recursos ha recibido la salud, dijo Basso

Escrito por
Más recursos ha recibido la salud, dijo Basso Foto: Archivo.

El ministro de Salud, Jorge Basso, recordó que antes de la reforma sanitaria de 2007, los recursos destinados a la salud representaban el 8,2 % del producto interno bruto (PIB), mientras que el año pasado alcanzaban al 9,5 %. 

Añadió, al respecto, que la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda destinar un mínimo del 6,5 %, ha reconocido ese logro.

El aumento del presupuesto en la salud en los últimos 15 años ha sido sensiblemente superior al pasado, enfatizó Basso en la rendición de cuentas que realizó en conjunto con el ministro de Transporte y Obras Públicas, Víctor Rossi, y el prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, en la sala Lumiere de la ciudad de Canelones.

Previo a la reforma sanitaria se destinaba un 8,2 % del PIB, mientras que en 2018 se ubicó en el 9,5 %, de los cuales el 6,8 % son dineros públicos, indicador reconocido por la Organización Mundial de la Salud, que recomienda un mínimo del 6,5 %, recordó.

Los datos comparativos de 2016 señalan un gasto público en salud en Uruguay del 6,6 %, en Argentina del 5,6 %, en Brasil del 3,9 % y en Paraguay del 4,1 %, detalló.

El ministro de Salud Pública dijo, además, que “se dio una transformación brutal” en ese aspecto, ya que, previo a la reforma, el aporte público era solo del 4 % y el resto era privado, es decir, que la gente debía pagar de su bolsillo la cuota fija o los recursos que no daba el sistema.

“Tampoco se daba ningún medicamento de alto precio”, destacó. “Incorporamos el vademécum en el Plan Integral de Atención a la Salud (PIAS), con prestaciones obligatorias, más medicamento y procedimientos, con mayor accesibilidad”, repasó.

“Debemos mejorar la salud y ser celosos al administrar los dineros de la gente”, insistió. Basso puso como ejemplo que, si cada prestador quisiera tener todo para brindárselo a sus usuarios, el derroche de dinero sería extraordinario, con una sobreutilización y superposición excesiva. “El desafío es gobernar con eficiencia”, manifestó.