La pobreza, la marginalización y el mal gobierno, y no la ideología religiosa, son las principales causas de que jóvenes africanos se unan a grupos extremistas, asegura un nuevo estudio del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 

Página 2 de 2