Entre los países latinoamericanos, Uruguay es el mejor ubicado en cuanto al acceso equitativo al agua potable en zonas rurales y urbanas y ocupa el cuarto lugar respecto a hogares con saneamiento.