En el norte de Siria, el alto el fuego negociado por Rusia entre Turquía y los combatientes kurdos sirios expiró en la noche del martes, amenazando con reavivar los enfrentamientos en la región.  

El enviado especial de las Naciones Unidas para Siria se reúne hoy en Ginebra con los ministros de Asuntos Exteriores de Turquía, Irán y Rusia, donde abogará por que se respete el frágil alto el fuego en el norte de Siria. 

Los bombardeos y enfrentamientos en el norte de Siria junto a la frontera con Turquía continúan provocando la huida de cientos de personas a pesar del acuerdo del cese de hostilidades entre las fuerzas turcas y el ejército kurdo respaldado por Siria. 

Soldados sirios avanzan por el norte de Siria

 

Los soldados sirios han avanzado por el norte de Siria después de que el régimen sirio llegara a un acuerdo para proteger a los kurdos de los mortales ataques aéreos y terrestres de Turquía.

 

El acuerdo se realizó luego de que Estados Unidos retirara sus tropas del norte de Siria, allanando el camino para la ofensiva turca. El lunes, Estados Unidos anunció que impondrá sanciones contra Turquía por la ofensiva militar, y pidió al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que aplicara un alto el fuego inmediato. El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, y el asesor en seguridad nacional Robert O’Brien viajarán pronto a Turquía.

El vicepresidente Mike Pence dijo, el lunes: “El presidente Erdogan se contactó y pidió la llamada. Y el presidente [Donald] Trump le comunicó muy claramente que Estados Unidos de América quiere que Turquía detenga la invasión, que implemente un alto el fuego inmediato y que comience a negociar con las fuerzas kurdas en Siria para poner fin a la violencia”.

El periódico The New York Times informa que los funcionarios del Departamento de Estado y Energía de Estados Unidos han estado considerando planes para evacuar las aproximadamente 50 armas nucleares tácticas que Estados Unidos mantiene en la Base Aérea de Incirlik, en Turquía. El Comité para la Protección de los Periodistas dice que un ataque aéreo turco contra un convoy civil mató a un periodista e hirió al menos a otros cuatro el domingo en el norte de Siria. El periodista asesinado, Saad Ahmed, era un periodista sirio kurdo de la agencia local Hawar News. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres, dice que al menos otros cinco civiles también murieron en el ataque aéreo turco. La invasión ha obligado a más de 100.000 civiles a huir de la zona y ha provocado la indignación internacional. Los 28 estados miembros de la Unión Europea ya han acordado dejar de vender armas a Turquía, una medida sin precedentes hacia un miembro de la OTAN.

Democracy now

En medio de los continuos combates en el norte de Siria y los inquietantes informes de que ejecuciones extrajudiciales se han transmitido en redes sociales, las Naciones Unidas continúan entregando suministros humanitarios a decenas de miles de personas desplazadas por la violencia. 

Aunque el número de civiles no está claro, dada la dificultad de verificar la información en una zona de conflicto, Marixie Mercado del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia confirmó la muerte "de al menos cuatro niños y las lesiones de nueve en el noreste de Siria", junto con otros siete jóvenes en Turquía. 

El poderoso Ejército de Turquía ha concentrado soldados y armas pesadas en su frontera con Siria, a la vez que las tropas estadounidenses obedecen la orden del presidente de ese país, Donald Trump, de hacerse a un lado mientras los soldados turcos preparan una ofensiva contra las fuerzas democráticas sirias lideradas por los kurdos. 

En Siria, las fuerzas lideradas por los kurdos y que cuentan con el apoyo de Estados Unidos afirman que el miércoles capturaron a 400 combatientes del autoproclamado Estado Islámico que huían de la última fortificación de la agrupación, ubicada al este de Siria.