Martes, 23 Abril 2019 11:41

Encapuchados se llevaron botín de termas de Daymán

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)
Encapuchados se llevaron botín de termas de Daymán Foto: Archivo.

Cuatro personas encapuchadas y fuertemente armadas perpetraron un copamiento en la oficina de Termas de Daymán y, luego de reducir a los empleados municipales, se llevaron alrededor de 1.750.000 pesos de la caja fuerte, U$S 50.000 al cambio actual. 

El dinero, según indicaron de la Intendencia de Salto, correspondía a lo recaudado durante casi toda la Semana de Turismo, en que el movimiento en el complejo fue importante. Un hecho no menor es que los copadores habrían desactivado el sistema de videovigilancia previo a ingresar a la oficina. En tanto, hoy el complejo termal permanecerá cerrado. Los trabajadores se reunirán con el sindicato municipal y luego, a las 10, lo harán con el Ejecutivo departamental. Solicitaron, asimismo, mantener un encuentro con el Comando de Jefatura que, al cierre de nuestra edición, no había sido confirmada.

De acuerdo a lo narrado por el presidente de Adeoms, Pablo Pereira, a EL TELEGRAFO, el hecho ocurrió próximo a las 4 de la madrugada del lunes. “Los compañeros estaban realizando las tareas de mantenimiento en termas, ingresaron personas extrañas con armas, los encañonaron, los encapucharon y los obligaron a tirarse al suelo. Les dijeron que si cooperaban no les pasaría nada. Se quedaron quietos y uno de los ladrones se quedó cuidándolos. Los demás (ladrones) le dijeron a ese que pusiera el silenciador y que se si complicaba, los quemara (matara)”, dijo.

Previo se había apoderado de tres celulares de los trabajadores.

En medio de la incertidumbre, los copadores trabajaron durante casi una hora. Desmontaron la caja fuerte y lograron abrirla al romperla en la parte trasera, para luego obtener el dinero. Cuando se escuchó que los delincuentes se retiraban y se perdió el sonido del caño de escape del auto en que se desplazaban, los rehenes “comenzaron a hacer fuerza para soltarse”. Uno de ellos pudo hacerlo y asistió a los demás.

Pese al robo de los celulares, uno de los funcionarios llevaba el suyo en el bolsillo del pantalón y pudo llamar al 911. “Desde el momento que llegó la Policía y como hasta las 11 de la mañana, los compañeros estuvieron a disposición y nosotros incluso los apoyamos con el abogado del sindicato. Por suerte no hubo que lamentar lesionados, aunque sí resultaron afectados sicológicamente”, dijo Pereira.

Fuente: El Telégrafo

 

Modificado por última vez en Martes, 23 Abril 2019 11:44