Mientras el presidente estadounidense, Donald Trump, se dirige esta tarde a París para asistir a la cumbre del G7, Amnistía Internacional advierte que las autoridades francesas han restringido severamente las reuniones públicas y han reforzado las medidas judiciales para detener y procesar a los manifestantes.