Dos personas fueron condenadas a 20 meses de prisión, tras ser identificados como parte de una organización que hurtaba cheques en blanco, falsificaba la firma de su propietario y cobraba altas sumas de dinero. 

“El uso de efectivo y cheques es más opaco y menos informativo porque la logística de imprimir, distribuir, manejar, custodiar, destruir billetes es muy costosa  y más ineficiente”, subrayó Bergara en declaraciones a la prensa, este miércoles 2, durante la conferencia “América Latina y el Caribe: Desafíos macroeconómicos en el corto plazo”, organizada por la Fundación Astur en la sede del Banco Central del Uruguay (BCU), a cargo del economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Carlos A. Végh.