En Siria, las fuerzas gubernamentales han rodeado un grupo de ciudades de la provincia de Hama, la última gran fortaleza del país controlada por los rebeldes.