Viernes, 23 Octubre 2020 11:28

ONU insta a Tailandia a dialogar

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Un grupo de expertos de la ONU en derechos humanos instó este jueves al gobierno de Tailandia a respetar los derechos fundamentales de libertad de expresión y de reunión de sus ciudadanos, llamándolo a terminar con la represión de las protestas pacíficas. 

Los especialistas en garantías fundamentales instaron a las autoridades tailandesas a permitir que tanto estudiantes como defensores de los derechos humanos, al igual que otras personas, se manifiesten de forma pacífica.

“Se debe permitir al pueblo tailandés que exprese libremente su opinión y compartir sus puntos de vista políticos sin que se les procese, tanto en internet como fuera de la red", afirmaron.

Del mismo modo, señalaron que instaurar el estado de excepción es la última en una serie de medidas “draconianas” que buscan reprimir las protestas pacíficas y criminalizar a las voces disidentes.

Durante los últimos días, miles de personas se unieron a las manifestaciones de Bangkok, la capital del país, en favor de la democracia y reclamando una serie de reformas al gobierno y a la monarquía del país asiático.

Desde el pasado 13 de octubre se ha detenido a unas 80 personas, y 27 de ellas continúan en prisión. Los cargos contra algunos de estos ciudadanos son, de acuerdo con el código penal tailandés, delitos de sedición y organización de “reuniones ilegales”.

También se actuó penalmente contra otro grupo de personas a las que se acusa en base a la ley de delitos informáticos. Los encausados usaron sus redes sociales llamando al público a participar en las manifestaciones.

Otros dos tailandeses se enfrentan a penas de prisión de por vida por un presunto uso de violencia contra la monarquía.

“Nos preocupa profundamente que se acuse a personas que participan en protestas pacíficas en virtud de leyes sobre las cuales hemos planteado inquietudes en el pasado”, señalaron.

Los expertos pidieron a las autoridades la inmediata e incondicional puesta en libertad de toda persona detenida por el mero hecho de ejercer sus libertades fundamentales.

Desde el 15 de octubre las autoridades prohibieron las reuniones de más de cuatro personas en Bangkok y posteriormente usaron la fuerza y cañones de agua para dispersar las protestas.

"Las fuerzas de seguridad están haciendo uso de fuerza innecesaria contra los manifestantes pacíficos", dijeron los expertos.

"Esa violencia sólo aumenta el riesgo de agravar la situación. En lugar de tratar de silenciar a los manifestantes pacíficos, instamos al gobierno tailandés a que busque rápidamente un diálogo abierto y genuino con ellos", concluyeron.